Hazte Sostenible - haztesostenible.com | Tu portal sobre Sostenibilidad, Medio Ambiente, Ética Empresarial y Energía

“En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias”
Robert Green Ingersoll

Lun09012014

Última actualización05:03:02

Back Fomento del pequeño comercio
Miércoles, 16 de Noviembre de 2011 09:57

Fomento del pequeño comercio

por  Roque
Vota este articulo
(14 votos)

puesto mercadoSon muchos los beneficios económicos que reporta el apoyo al pequeño comercio frente a las grandes superficies. En Hazte Sostenible no estamos en contra ni nos oponemos a las grandes superficies ni al comercio de ningún tipo, pues es éste, en cualquier forma, el que crea empleo y amplía el abanico de posibilidades de compra del consumidor.

Sin embargo, queremos dar relevancia, como ya habrá podido comprobar el lector a poco que haya buceado en este portal, al consumo responsable, y sobre todo consciente.

Los grandes almacenes y establecimientos especializados tienen claro está, sus ventajas: poder adquirir ciertos productos que sería difícil encontrar en otras tiendas, tener una variedad mucho más amplia de productos en el mismo local -si nos referimos por ejemplo a grandes supermercados- o sus horarios de apertura, muchas veces más dilatados que los del pequeño comercio.

Cuando acudimos por norma a estás grandes superficies, sin embargo, estamos perjudicando al pequeño comercio, que ofrece muchas más ventajas de las que a priori podemos pensar, y que en caso de perder, sin duda acusaríamos.

Podemos analizar las ventajas del fomento del comercio local en 3 niveles: El económico, el medioambiental o sostenible y el social.

Desde el punto de vista económico las ventajas se relacionan sobre todo con la calidad y estabilidad de empleo, pues mientras que en las grandes superficies suele dominar el empleo temporal y muchas veces con el salario mínimo, en el pequeño establecimiento éste se caracteriza por su estabilidad, pues el empresario busca un empleado eficiente, fiel y conocedor del producto, y como sabemos, antes de echar el cierre a su negocio, empeña antes su ahorros. Cosa bien distinta pasa en las grandes áreas comerciales.

En relación al pequeño comercio, el entramado empresarial se ve reforzado a nivel comarcal y local, pues mientras las grandes superficies suelen nutrirse de proveedores comunes para cada comunidad o incluso país, el pequeño comercio acostumbra a demandar productos locales, aparte por supuesto de las necesidades que genera el aumento de la vida en las ciudades (cafeterías, bares, restaurantes, y demás negocios del sector servicios).

En referencia al respeto por el medio ambiente, el fomento del comercio local impulsa un modelo económico sostenible casi sin darnos cuenta. La compra en la tienda de barrio frente al centro comercial o gran superficie nos evita un viaje en coche, algo muy a tener en cuenta en las ciudades. (En algunas ciudades, el uso del coche con este fin supera el 10% del total de los viajes).

La vuelta a los productos locales, que normalmente ofrece el pequeño comercio es digna de mención en el plano medioambiental por la reducción y el ahorro del transporte de largas distancias, pues normalmente estos negocios recurren a proveedores locales. Los elevados costes de la importación internacional ayuda a que estos establecimientos ofrezcan (en el segmento de la alimentación) productos de temporada, ahorrando también los costes medioambientales derivados del transporte transoceánico de los mismos.

Los beneficios sociales derivados del apoyo a este comercio son también importantes. Tal vez en lo primero en lo que pensemos sea la vida que ganan las ciudades, el trasiego, la cercanía y seguridad que transmiten, pero además, suponen una gran ayuda para jóvenes y personas mayores que tienen más dificultad para acceder a las periferias.

El trato más cercano y consejo más experto que recibiremos en este establecimiento así como el cambio en nuestros hábitos, evitando el consumismo desmedido de las grandes superficies en favor de una compra más responsable es otro de los muchos beneficios de este modelo de consumo.

Después de esta "apología" del pequeño comercio, conviene aclarar que no estamos en contra en absoluto de las grandes superficies, pues también tienen grandes ventajas. Aunque las pequeñas tiendas se están resintiendo por la apertura de grandes superficies, no creemos –una vez más- que la solución esté en la legislación en favor del pequeño comercio, pues de esta forma limitaríamos al consumidor, las ventajas que ofrecen las grandes superficies.

La competencia ayuda a que los establecimientos se renueven y mejoren, y aunque bien es cierto que en ciertos aspectos el pequeño establecimiento no puede competir contra la gran superficie, son otros muchos en los que tiene las de ganar.

Está en nuestra mano cambiar la tendencia, si realmente queremos disfrutar de los beneficios anteriormente citados es hora de cambiar de nuevo nuestros hábitos, y tal vez gastar ese pequeño diferencial que sea el que ayude al pequeño comercio cuando más necesitado está.

Recordamos que el consumo responsable consiste en ver en el dinero no solo un medio para comprar bienes y servicios, sino una herramienta utilísima que utilizamos en cada compra.

Ultima modificacion el Martes, 01 de Octubre de 2013 09:25

Dejar comentario