Hazte Sostenible - haztesostenible.com | Tu portal sobre Sostenibilidad, Medio Ambiente, Ética Empresarial y Energía

"Si crees que eres demasiado pequeño para influir, intenta acostarte con un mosquito en la habitación"
Anita Roddick

Mar07222014

Última actualización05:03:02

Back HazteSostenible
HazteSostenible

HazteSostenible

URL del sitio web: http://haztesostenible.com

Viernes, 16 de Marzo de 2012 09:59

La Economía Azul

tierra2"Algunos sueñan para escapar de la realidad. Otros sueñan en cambiar la realidad para siempre"

Con esta frase de Soichiro Honda comienza el libro La Economía Azul (Editorial Tusquets), del famoso empresario Gunter Pauli. Toda una declaración de intenciones del belga, que desde hace años se ha esforzado por compartir modelos de negocio prósperos, que a la vez se encuentren en armonía con los ecosistemas.

La Economía Azul surge a raíz de dos importantes acontecimientos en la vida de Pauli; por un lado, tras el nacimiento de sus dos hijos, una reflexión cruza rápidamente por su mente: quería dejarles un mundo en mejores condiciones que el que él recibió de sus padres. Por otro, una amarga experiencia que le llevó a aprender que la biodegradabilidad y renovabilidad del ingrediente de productos de limpieza que su empresa, Ecover, producía con aceite de palma no equivalía a Glossary Link sostenibilidad. El enorme aumento de la demanda de este ingrediente, que sustituiría a los tensioactivos petroquímicos, provocó la tala indiscriminada en Asia, que llevó, entre otras consecuencias negativas, a la trágica pérdida de casi todo el hábitat del orangután.

Pero, ¿en qué consiste la Economía Azul?. En la adopción de una nueva conciencia, principalmente por los empresarios, que busca el bienestar económico emulando los ecosistemas. No hace falta estar familiarizado con los sistemas naturales, para saber que en ellos no existe paro, ni crisis.

Lo primero que deben saber los empresarios de la Economía Azul, es que el nuestro es un mundo regido por las predecibles leyes de la física. Por ello, debemos observar los enormes resultados que obtiene la naturaleza haciendo uso de la física más básica. Por ejemplo, la calefacción clásica de los invernaderos es muy costosa energéticamente, ya que calienta todo el aire que rodea las plantas. Sin embargo, en la naturaleza, la descomposición de restos vegetales almacenados por hormigas y termitas calienta el suelo desde abajo, lo que incrementa la ósmosis además de proteger las plantas de la congelación. Hoy en día, esta alternativa más barata y respetuosa con el medio ambiente ha sido introducida con éxito en Japón, donde además ha sido perfeccionada.

El siguiente punto para alcanzar una economía sostenible es el tratamiento de los residuos. Los residuos producidos por el hombre han aumentado enormemente en los últimos años debido al crecimiento de la población y al derroche de producción y consumo de energía. Hasta ahora, ha primado la política de esconder, enterrar y alejar dichos desechos, y pensar que el problema se ha solucionado. Sin embargo, la Economía Azul se pregunta, ¿qué hace la naturaleza con los desechos que produce? O mejor dicho ¿producen desechos los ecosistemas? En efecto, todo ser vivo produce desechos, pero en la naturaleza los desechos de unos, constituyen la materia prima de otros. Por lo tanto, el siguiente paso de nuestro nuevo modelo económico es hacer que los desechos que producimos generen valor, y constituyan la materia prima de producción de otros productos. Por ejemplo, cuando tomamos un café, sólo aprovechamos el 0,2 % de la planta, mientras que el resto se quema. Pronto surgió la idea de convertir la biomasa vegetal desechada en un producto que proporcionara seguridad alimentaria, cultivando sobre ella un hongo muy apreciado, la seta shiitake. Los cuerpos fructíferos se destinarían al consumo humano, mientras que el micelio serviría para alimentar al ganado. Transformando la pulpa de todas las plantaciones de café del mundo en alimento rico en proteínas, tal como hacen los ecosistemas se generarían millones de puestos de trabajo además de proporcionar seguridad alimentaria. Además se evitaría talar los bosques y las selvas para cultivar dicho hongo.

Los escépticos podrían argumentar que este modelo basado en los ecosistemas tiene nulas posibilidades de prosperar, sin embargo, una mirada atenta a la naturaleza nos demostrará que en ella imperan la abundancia y la diversidad, y cuanto mayores son estas, más se puede conseguir con menos. Por ello, en los ejemplos anteriormente expuestos, y todos los que aparecen en el libro, los empresarios obtienen mucho con poca inversión material y energética. El flujo de nutrientes y energía de una especie a otra en un ciclo continuo y dentro de un marco delimitado por la física es manifiestamente aplicable en un contexto industrial.

En definitiva, este periodo de crisis supone una oportunidad para cambiar nuestro modo de actuar, y la Economía Azul puede darnos las pautas necesarias para realizar esa transición. Observando la naturaleza y apoyándonos en nuestra imaginación y nuestra capacidad de innovar, podremos dejar un mundo en mejores condiciones a los hijos de Gunter Pauli, y claro está, a los nuestros.

Miguel González Cabañas para Hazte Sostenible

 

MaizBernardo Ordás, Investigador de la Misión Biológica de Galicia

"El objetivo es obtener variedades mejoradas para el doble aprovechamiento: el grano para consumo humano o animal y el resto de la planta que no tiene un valor económico claro para obtención de energía "

"Sería necesaria una mentalidad de ahorro con respecto a la energía consumida"

"España es uno de los países que menos dedica a investigación dentro de Europa. La pregunta es ¿son conscientes los dirigentes de nuestro país de la importancia de la investigación?".

 

RSC 2El papel de la empresa es sin lugar a dudas fundamental en la economía, llegando incluso a determinar los patrones de consumo del mismo, y son responsables de generar el grueso del PIB de un país. El contexto de crisis que estamos atravesando, exige, sin embargo, detenernos y replantearnos el papel que deben jugar estas entidades.

Son diversas las razones por las que las empresas no apuestan por acciones sostenibles; entre ellas se encuentran el coste adicional en que incurrirían, y la ausencia de demanda en la producción de estos bienes y/o servicios.

Para los conocedores de la problemática medioambiental puede parecer obvia la necesidad del cambio de paradigma en la manera de operar de las empresas, sin embargo, a pesar del supuesto auge sostenible, aún queda mucho por hacer debido principalmente a la ausencia de información y a la falta de interés por parte de la población.

Para sobrevivir en el mercado, las empresas han de evolucionar, responder a las necesidades de la población, y adaptarse a las nuevas normativas en un mundo donde cada día se hacen más evidentes los efectos del cambio global, la crisis de los Glossary Link combustibles fósiles y la contaminación, entre otros. Este ritmo de transformación se puede ver acelerado, además, si el consumidor, consciente e informado exige a las empresas prácticas respetuosas con el medio ambiente y generadoras de un beneficio social.

Este poder para demandar esas transformaciones a las empresas será tanto mayor, cuánto más informada esté la sociedad sobre el beneficio de la empresa social, y la importancia de que éstas incorporen procesos productivos sostenibles.

Optar por procesos respetuosos con el medio ambiente no implica necesariamente un aumento del coste de producción, pues un uso más eficiente y responsable de los recursos suele transformarse en aumento de la competitividad y eficiencia. Si el consumidor, además, está dispuesto a pagar un pequeño diferencial en sus compras en favor de prácticas sostenibles, las empresas no sólo verán en la apuesta por la Glossary Link sostenibilidad una oportunidad, sino que estarán incentivadas a someterse de manera voluntaria a protocolos, certificados y auditorias que las identifiquen en el mercado como empresa social o sostenible, con las ventajas que esto lleva aparejadas, y sin que afecte negativamente a su rentabilidad.

Las certificaciones, reconocimientos e incluso la participación de empresas en índices como el Dow Jones Sustainability Index o el ranking de las 100 empresas más sostenibles del mundo, son sin duda alguna un incentivo para todos los grupos de interés o accionistas de grandes empresas, además de favorecer el acceso a subvenciones y apoyos gubernamentales.

Ser pioneros en el campo de la sostenibilidad y responsabilidad social corporativa representa por tanto una atractiva oportunidad de mercado, en la que las empresas pueden operar sin que se afecte su rentabilidad. Este modelo va estrechamente ligado a la inversión en I+D, que genera además avances que posteriormente podrán ser difundidos de modo que las pequeñas y medianas empresas puedan adaptarse a el nuevo modelo de producción, haciendo esta transformación plausible a todos los niveles.

Es deber del consumidor, por tanto, generar a través de la demanda de prácticas sostenibles, generar la oportunidad para que las empresas estén dispuestas a invertir en nuevas maneras de producir, generando de esa manera un círculo virtuoso para la sociedad.

 Lourdes Navarrete para Hazte Sostenible

 

 

 

Lunes, 20 de Febrero de 2012 18:44

El aire que respiro es mejor que el de mi vecino

grafico¿Cuál de estos países piensas que tiene el índice más alto de contaminación atmosférica: Egipto, España, Canadá, India, Japón o Francia?

De acuerdo con lo establecido por los psicólogos ambientales, la mayoría de nosotros hubiera dicho India, Chile o Canadá, pocas personas hubieran situado a España en primero, segundo o tercer lugar. Tal y como se puede observar en el gráfico, en 2008, España estaba más contaminada que Francia y Canadá, pero menos que India o Egipto.

Esta tendencia a pensar que, en términos medioambientales, estamos más seguros que otros, es lo que se ha denominado optimismo comparativo de los riesgos ambientales. Continuando con el ejemplo anterior, se hace fehaciente el sesgo espacial, esto es, que tendemos a pensar que las condiciones ambientales son más favorables en nuestro entorno cercano que en zonas más remotas.

A la pregunta anterior se le podría haber añadido el aspecto temporal: ¿cuándo el índice de contaminación será más elevado: ahora o en el futuro? Esta cuestión se vincula con el pesimismo temporal o la disposición a pensar que el presente es mejor que el futuro. Estrechamente relacionada con esta idea, algunos investigadores han encontrado que generalmente las personas estiman que el riesgo de sufrir complicaciones en la salud derivadas de los problemas en el medio natural se estiman peores en 25 años que en 10.

Tanto el optimismo comparativo anteriormente mencionado, como los sesgos espaciales y el pesimismo temporal, son formas de pensar que caracterizan y condicionan el modo en que actuamos y afrontamos los problemas derivados del medio ambiente, percibimos la naturaleza y las actitudes que tenemos hacia ella. Y lo que es más interesante, esas formas de afrontar la vida son compartidas por todas las personas que participan de una misma cultura.madrid

Por tanto, cuando anteriormente se pedía estimar el país con mas contaminación y cómo esta sería en el futuro, en nuestras respuestas habrían intervenido aspectos vinculados con las tendencias de pensamiento ligadas a la cultura en la que nos encontramos inmersos.

La investigación realizada por Gifford et al. (2009), intenta hacer fehaciente las ideas que se acaban de comentar. Concretamente, los objetivos de su estudio son: a) confirmar la existencia del optimismo medioambiental, del pesimismo temporal y los sesgos espaciales al evaluar la calidad medioambiental; b) observar si existen diferencias entre los países.

Tal y como era de esperar, generalmente los resultados ponen de manifiesto que los participantes evalúan más favorablemente la calidad ambiental de las áreas geográficas cercanas que la de las lejanas. Además se encuentran evidencias sobre el pesimismo temporal, esto es, realizar malos pronósticos para el futuro, en lo que al medio ambiente se refiere.

No obstante, ciertas diferencias se observan entre países, a este respecto se puede destacar que los residentes en Rumania y Rusia opinan que a nivel local la calidad ambiental es peor que a nivel global. Igualmente ocurre con el pesimismo ambiental, así por ejemplo, se observa que los ciudadanos alemanes tienen menos esperanzas en el futuro que los australianos, que parecen más optimistas en lo que a "buena salud" ambiental se refiere a 25 años vista.

Figure 1_Deforestacin_en_MadagascarLlegados a este punto, podrían criticarse los resultados obtenidos, como el hecho de considerar únicamente 18 naciones que no son representativas de la población mundial (únicamente 7 de los países estudiados no pertenecen continente europeo); no obstante, resulta más interesante la aplicación práctica del objeto de estudio. A este respecto se puede apuntar que haber identificado aquellos aspectos relacionados con la tendencia de pensamiento propia de cada país permite conocer cómo se ha de actuar para llegar a la población, para favorecer conductas que respecten el medio ambiente y, lo más interesante, generar actitudes pro-ambientales que influyan en dichas conductas. Por ejemplo, en aquellas poblaciones donde las personas consideren que tienen una mala calidad ambiental (como era el caso de Rusia) los gobiernos deberían diseñar campañas y programas educativos destinados a mostrar los efectos positivos de conductas favorables al medio ambiente. De este modo, se cambiarian las tendencias de pensamiento y, consecuentemente, los modos de actuación pro-ambientales. Sin embargo, cómo se deberían crear, llevar a la práctica y qué resultados se obtendrían serían cuestiones a resolver a largo plazo y que no pueden ser comentadas en esta reseña.

Raquel Pérez para Hazte Sostenible

Fotografía 1:Contaminación en Madrid - Fuente: El País. Fotografía de Carlos Rosillo

Fotografía 2: Glossary Link Deforestación en Madagascar - Fuente: National Geography. Fotografía de John Michael Fay

 

 

Miércoles, 15 de Febrero de 2012 09:51

Ana Belén Noriega, Secretaria General de PEFC España

pefc2Ana Belén Noriega, Secretaria General de PEFC España

"Uno de los requisitos de la gestión forestal sostenible que promueve PEFC es el fomento del empleo local a través de la creación fijación y reactivación de puestos de trabajo.."

 "La gestión forestal en España requiere un impulso para afrontar los retos que la sociedad demanda. Para ello es imprescindible la orientación de la inversión hacia el monte"

"Todos tenemos que ser conscientes de nuestra responsabilidad con respecto al cambio global, desde el ciudadano, las entidades, las grandes corporaciones y los gobiernos."


Domingo, 15 de Enero de 2012 11:59

Wabi Sabi

Wabi SabiWABI SABI EN HAZTESOSTENIBLE

http://www.wabisabitienda.es/

1.¿Qué les llevó a emprender este proyecto? ¿cómo nace Wabisabi?

Este proyecto nació con el objetivo de crear una marca de tiendas dentro del sector emergente de la moda sostenible y ecológica. Creamos la marca Wabi Sabi al sentirnos muy identificados con el concepto de estética japonesa "Wabi Sabi", y comprobar que este reflejaba nuestra propia visión de la eco-moda.

Wabi Sabi es un estilo de vida y por eso todo lo que hacemos esté alineado con nuestra filosofía. Creemos firmemente que la calidad, el diseño, la elegancia y la exclusividad son perfectamente compatibles con una forma de vida saludable y sostenible respetando la belleza y sabiduría de la naturaleza e incorporándola en nuestras vidas diarias.

 

Lunes, 09 de Enero de 2012 23:04

Xavier Labandeira

economicsXavier Labandeira es Catedrático de Economía de la Universidad de Vigo y Director de Economics for Energy, centro de investigación privado sobre aspectos económicos del mundo energético.

"Creo que se ha progresado en el diseño y aplicación de las políticas ambientales, especialmente en el mundo desarrollado, pero queda mucho por hacer en ciertos problemas y territorios."

"Las renovables han de jugar un importante papel en el futuro, pero hemos de ser cuidadosos con su integración en el sistema".

 

Pág. 6 de 9